Barrio Yapeyú: estudiantes en pie de lucha

Barrio Yapeyú: estudiantes en pie de lucha

Estudiantes del IPEM Nº5 Eva Perón de barrio Yapeyú, cortaron el ingreso al establecimiento durante la tarde de ayer exigiendo insumos básicos con los que no cuentan desde principio de año . Hubo dos jóvenes detenidos.

Ayer martes 3 de agosto, a partir de las 13:30 hs alrededor de 50 jóvenes cortaron la intersección de las calles Germania y Castañares de barrio Yapeyú, reclamando mejoras para el centro educativo Eva Perón. Al poco tiempo se hizo presente el comisario de la Sexta sección junto a otros oficiales que bajo la amenaza de "llevarlos a todos" por incumplimiento de ordenanzas provinciales buscaron intimidar a los jóvenes. El corte total de la calle y la quema de neumáticos fueron la razón por la que finalmente dos estudiantes fueron detenidos.

Frente a esta situación una de las jóvenes expreso expresó la necesidad de dialogar con un funcionario del Ministerio de Educación frente a la falta de involucramiento de los docentes y directivos que observaban dentro del establecimiento. Finalmente luego de dos horas de tensión llegó al lugar una vocera que dialogó con representantes del Centro de Estudiantes y el director sobre algunas medidas para destrabar el conflicto. La letrada ofreció contactarse con la empresa encargada del suministro de insumos para coordinar la entrega de faltantes en los "próximos días".

Cabe mencionar que el Centro de Estudiantes en el mes de junio elevó una carta-petitorio mediante los directivos dirigida al Ministerio de Educación. En el acta firmada por el director Francisco del Río se expresa "estamos reclamando que no tenemos estufa y el invierno está muy frío, que se pongan pantallas calefactores en todas las aulas y faltan de rejillas de ventilación" . A su vez, para el mantenimiento de las aulas piden que se coloquen cerraduras en todas las puertas. También solicitan que les entreguen pintura para pintar el frente de la escuela donde un grupo de estudiantes se compromete a colaborar ayudando a pintar los exteriores.

La comunidad educativa del IPEM Nº 5, al igual que otros centros educativos, viene sufriendo desinterés por parte de las autoridades del Ministerio de Educación desde hace ya un tiempo. Durante el 2015 estudiantes junto a padres y vecinos/as del barrio reclamaron por el vaciamiento que estaba atravesando la institución. A los reclamos por falta de insumos se le agregaba la exigencia de mayor compromiso del personal docente por la frecuente utilización de licencias y faltas-ausencias sin justificación Este escenario aún hoy se repite sin encontrar solución alguna, que garantice y motive procesos de enseñanza y aprendizaje significativos.

Probablemente, sean muchos más colegios que estén atravesando por situaciones similares a la del colegio Eva Perón, ubicados en barrios de sectores populares de nuestra ciudad. Históricamente el sistema económico argentino sostuvo formas de integración escolar diferenciadas que acrecentaron las diferencias sociales. El legado sarmientista ubica el "drama argentino"  en la dicotomía civilización o barbarie. Donde la barbarie representado en el gaucho, el indio, lo rural era el impedimento para construir la nación y civilización como la referencia para producir sujetos occidentales bajo el instrumento de la educación.

Los "barbaros" del S. XIX se hacen presente en quienes sufren las desigualdades materiales, geográficas, de género, generacionales, de prestaciones sociales, de acceso al sistema financiero, del sistema tributario, y las desigualdades de los sistemas locales de transporte, educación, salud, etc, las cuales atraviesan los modos de transitar la trayectoria escolar. Pero también en quienes no tienen la legitimidad social de demandar y reclamar al estado por sus derechos. La estigmatización mediática frente a la organización estudiantil recae ya sea desde el prejuicio o tildándolo como si "no quisieran estudiar" o ya sea mediante el ocultamiento, "lo que no parece en los medios no es real". 

El sociólogo de la educación Emilio Tenti Fanfani reflexiona al respecto "los que más capital cultural tienen son los que más demandan y exigen y en el otro extremo los más desposeídos son quienes están en peores condiciones de demandarla. Lo cual refuerza aún más el círculo vicioso de las desigualdades". Los/as estudiantes de barrio Yapeyú desde hace un tiempo esbozan intentos por romper estos círculos viciosos. El camino que encontraron es la organización y la demanda concreta por el reconocimiento de sus derechos.